jueves, 30 de junio de 2011

...Armada Bolivariana inicia campaña de exploración de barcos hundidos en costas venezolanas. Parte II

Continuando con este relato, aqui les expongo la parte II del trabajo que viene realizando la Armada de Venezuela en donde ha precisado la ubicación de un submarino alemán hundido en la bahía de Mochima, estado Sucre, durante la Segunda Guerra Mundial, según reseña una nota del componente naval. La localización se hizo durante una expedición dirigida por el capitán de navío Luis Farage Dangel, director de Acervo y Estudios Históricos Navales de la Armada :
Posibles hallazgos: submarino alemán
Naufragio de un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial, hundido por su tripulación en 1945 en Mochima, Edo. Sucre, Venezuela
Continuando con las labores de arqueología submarina, la Armada Bolivariana, de igual forma, está realizando labores de investigación y verificación de la existencia del naufragio de un submarino (U-boot) alemán de la Segunda Guerra Mundial, presuntamente hundido por su tripulación en 1945, según información suministrada por el director de Acervo y Estudios Históricos Navales de la Armada Bolivariana CN Luis Farage Dangel.

El capitán de navío Farage explica que las primeras informaciones sobre este naufragio se remontan al mismo año de 1945 cuando dos pobladores de esa zona: el señor Francisco Rodríguez y la señora Cruz Rojas de Fuentes, siendo muy jóvenes, vieron durante una madrugada entrar por la bahía una embarcación muy extraña de color gris azulado donde sólo habían "catires" en la torre, según lo afirma el cronista de la población de Mochima, señor Alcides Lemus.

Posteriormente en 1977 el biólogo y buzo Rodolfo Plaza avistó fortuitamente la timonera de lo que parecía ser un submarino semi sumergido en el fango cuando intentaba ayudar una embarcación de pesca cuyo tren de arrastre se había atorado en el fondo.

Luego en 1980 el biólogo e investigador submarino Jacques Yves Costeau, quien había sido contratado por La Fundación La Salle para realizar estudios oceanográficos en el área, detectó con el sonar de su buque Calypso la silueta de lo que parecía ser por sus características un posible submarino alemán del tipo XXIII.

Durante los comienzos de la década de los ochenta la pista de este posible naufragio de submarino fue seguida en el contexto de las investigaciones realizadas por el ingeniero, hoy fallecido, Daniel Salas, el periodista Carlos Hernández González y los capitanes de navío Edgard Blanco Carrero y Luis Farage Dangel.

Recientemente durante el año 2009 y en el 2010 las investigaciones al respecto de la confirmación de la presencia de este naufragio se han intensificado a través de la investigación llevada a cabo por el capitán Farage Dangel en su tesis doctoral, cuyos trabajos de campo han detectado a través de imágenes de ecosonda de alta precisión la ubicación de este probable naufragio.

Concluye la información, anunciando que en las próximas semanas la Armada continuará realizando estudios con equipos de mayor precisión, a fin de confirmar definitivamente la existencia de este misterioso submarino.


Importancia de la expedición naval:

El investigador en el área de historia naval del período colonial y además profesor titular en el Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Simón Bolívar, Dr. Gerardo Vivas Pineda, señala que las recientes expediciones emprendidas por la Armada Bolivariana para explorar embarcaciones naufragadas "es una iniciativa vital para lo que pudiéramos considerar el comienzo de operaciones arqueológicas submarinas debidamente desarrolladas en nuestro país".

"No puede desarrollarse ningún intento de arqueología submarina sino hay un equipo multidisciplinario detrás de ese proyecto dado que es un mundo muy complejo que incluye el buceo y la parte historiográfica", señala el investigador naval al argumentar que hoy día también ésta es catalogada como una "ciencia ya muy formal que se estudia en otros países con tradición marítima".

"El mayor reto de un historiador es apoyarse en la arqueología submarina y viceversa dado que mucho son los casos en los cuales se han encontrado información de los barcos de la época en bibliotecas o en documentos especiales que revelan desde su composición hasta los tesoros que poseen", refiere el profesor quien su dedicación al área histórica obedece al haber iniciado en el país los estudios académicos formales en la navegación a vela.

Con el caso del navío español San Pedro Alcántara considera que ahora es cuando la Armada ha tomado con mucha seriedad e interés el hecho de no sólo rescatar unos restos sino darle la mejor proyección posible desde muchos puntos de vista. "Felicito al componente de que se haya preocupado por hacer este tipo de investigaciones que cuentan con las más avanzadas técnicas de exploración y levantamiento de información".

En relación al posible hallazgo de submarinos alemanes de la segunda guerra mundial el historiador refiere que esto "va mucho más allá de lo que se puede sospechar, ya que además de éste se suman otros tipos de barcos hundidos y su penetración a las costas venezolanas".

"Esto nos pone a pensar un poco en lo que hacemos los venezolanos por el resguardo de nuestras costas y despierta en el ciudadano común el interés por los espacios acuáticos", explica el historiador naval.

"En mis trabajos de historia naval me he dado cuenta que los venezolanos son muy terrestres y no están familiarizados con el mar", argumenta Vivas Pineda al señalar que "ahora es cuando tenemos un gran reto que no es solamente preocuparnos por el mar sino por su historia, la cual tiene demasiadas cosas para contar".

"Esto es un tema que va a ser de gran importancia para una evaluación un poco más definitiva de cómo hemos sido nosotros con el mar, si entendemos que en la Segunda Guerra Mundial también fuimos protagonistas de alguna manera y seguramente este aspecto será mucho mejor conocido por las generaciones del futuras", concluyó.

Fuente: Revista "Correo de la Armada", Órgano informativo de la Armada de la República Bolivariana de Venezuela, Caracas, 2011 No 294, Edición 40⁰ Aniversario

Armada Bolivariana inicia campaña de exploración de barcos hundidos en costas venezolanas. Parte I


En mi visita al recién inaugurado Museo de la Naval Ana Maria (Junio del 2011), ubicado en La Guaira Edo. Vargas (Sector Mamo), encontré unas historias bien interesantes de mi pasión por los Naufragios.
En la foto: Instructor Julio Moron y CN Luis Farage Dangel

En esta oportunidad voy a hablarles del naufragio del Navío Español San Pedro Alcántara, ya que gracias a la invitación de mi amigo y colega, el Instructor de Buceo de S.S.I. Julio Cesar Moron (quien, como fotógrafo y biólogo submarino, fue el encargado de la fotografía submarina de la exploración realizada en Octubre del 2010 y de la cual voy a comentarles a continuación en la Parte I de este articulo), y gracias también a las investigaciones, llevada a cabo por el capitán de Navío Luis Farage Dangel , al respecto de la confirmación de la presencia de los restos del Naufragio mencionado (desde el 2009 y hasta el 2010) en las inmediaciones de las Islas Coche y Cubagua en el Estado Nueva Esparta, es a quienes les debo estos artículos tan interesantes.


Navío Español San Pedro Alcántara. Parte 1.

Investigan los restos del San Pedro Alcántara, nave insignia de la expedición de Pablo Morillo, el cual naufragó cerca de Nueva Esparta a causa de un incendio y posterior explosión en el mes de abril de 1815.
Por disposición del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y del comandante general de la Armada Bolivariana almirante Carlos Máximo Aniasi Turchio impulsó nuevamente en nuestro país las investigaciones en el campo de la arqueología submarina.
A tal efecto desde el pasado mes de septiembre la Dirección de Acervo y Estudios Históricos Navales de la Armada Bolivariana a cargo del capitán de navío Luis Farage Dángel comenzó a realizar los primeros estudios con una campaña de exploración en el Oriente del país.
Esta primera campaña se centró en la ubicación y exploración del naufragio del navío español San Pedro Alcántara, nave insignia de la expedición del teniente general de Infantería de Marina Pablo Morillo, el cual naufragó a causa de un incendio y posterior explosión en el mes de abril de 1815 en las inmediaciones de las islas de Coche y Cubagua en el estado Nueva Esparta.
Rememorando la historia, el San Pedro Alcántara fue el barco de guerra más poderoso que surcó nuestras aguas durante el período de la Independencia y fue catalogado como navío de línea de dos puentes con sesenta y cuatro cañones a bordo.
El CN Farage Dangel refiere que en las tareas de verificación del naufragio participó un grupo multidisciplinario conformado por historiadores, biólogos marinos, camarógrafos y fotógrafos subacuáticos y buzos especializados en rescate e investigaciones submarinas además de la colaboración de pescadores y buzos de la Isla de Coche como son los señores Lucas Pérez y Rafael Salgado, este último conocido como "Chuvalo".
"Durante seis días se ejecutaron un total de veinte inmersiones a más de veinte metros de profundidad para realizar mediciones, levantar las cuadrículas de geoposicionamiento del naufragio y tomar imágenes fotográficas y filmográficas de los restos del navío a fin de preservar el patrimonio subacuático de la nación", explica el director de Acervo y Estudios Históricos Navales de la Armada Bolivariana.
"Es importante señalar que desde 1959 no se realizaba una expedición formal de arqueología submarina y fue durante ese año que la Armada logró explorar ese naufragio bajo la dirección del entonces teniente de fragata Haroldo Rodríguez Figueroa (posteriormente vicealmirante y comandante general del componente entre 1983-1984), el alférez de navío Lizardo Marquez y por los señores Gonzalo Rodríguez del Villar y Alfredo Vélez Boza, entre otros", señala el CN Farage.
Para el desarrollo y éxito de esta reciente expedición de arqueología submarina encomendada por el Comando General de la Armada Bolivariana se contó con el apoyo del Comando de la Región Estratégica de Defensa Integral Marítima Insular a cargo del vicealmirante Carlos Giacopini Martínez, así como con la participación de los comandos de la Escuadra, Guardacostas; la Oficina Coordinadora de Hidrografía y Navegación (Ochina) y el Servicio de Hidrografía y Navegación.
Las labores de investigación, planificación, coordinación y ejecución de la expedición, fueron responsabilidad de la Dirección de Acervo y Estudios Históricos Navales, adscrita al Estado Mayor General de la Armada Bolivariana, a través de la estructuración del Grupo de Tarea GT 17.1 conformado por el remolcador de altura AB Almirante Francisco de Miranda (RA-11) y el patrullero guardacostas AB Pelícano (PG-34).
Es importante destacar que durante los trabajos de la expedición el comandante general de la Armada Bolivariana almirante Carlos Máximo Aniasi Turchio realizó una visita formal a la expedición que se encontraba verificando los restos del naufragio del navío español, oportunidad que fue propicia también para intercambiar opiniones acerca de los avances de los trabajos de exploración y realizar una inmersión hasta la embarcación hundida.
El capitán de navío Luis Farage Dangel señala que después de la exploración del navío San Pedro Alcántara posteriormente se realizó una nueva expedición en el mes de octubre, pero "esta vez los estudios estuvieron orientados a la verificación de dos naufragios: un galeón holandés del siglo VVII y de una goleta española del siglo XIX, ambos en la bahía de Mochima (Sucre)".

La exploración de 1959:
Luego del naufragio del navío San Pedro Alcántara en 1815 son varias las exploraciones que se han hecho a este barco para verificar su estado, no obstante la Armada realizó la primera expedición formal en el año de 1959 a solicitud de la Universidad Central de Venezuela según cuenta el vicealmirante Haroldo Rodríguez, uno de los principales responsables de las labores de investigación quien para ese momento era teniente de fragata.
El vicealmirante Rodríguez refiere que la expedición se emprendió formalmente a bordo del transporte Los Roques T-14 en donde se embarcaron submarinistas, investigadores, exploradores y aficionados, quienes una vez en el lugar y tras días de estudios lograron rescatar algunos objetos como cañones, balas, anclas y cuadernas del barco, los cuales en su mayoría se encuentran actualmente en el Museo Naval que funciona en la Escuela Naval de Venezuela Almirante Sebastián Francisco de Miranda (Vargas) y otros en el Museo Marino de Boca de Río (Nueva Esparta).
El vicealmirante Haroldo Rodríguez recuerda que cuando vio por primera vez el navío quedó muy impresionado al ver un barco construido en 1788 que pertenecía a los españoles y representaba para nuestro país un asunto histórico.
El ex comandante general de la Armada señala que este tipo de investigaciones son muy importantes para la historia de nuestro país y argumenta que todavía existen barcos hundidos de esa época que deben explorarse porque considera que "Venezuela es rica en todo y todavía tiene muchas cosas para explotar y darlas a conocer a la luz pública".

Fuente: Revista "Correo de la Armada", Órgano informativo de la Armada de la República Bolivariana de Venezuela, Caracas, 2011 No 294, Edición 40⁰ Aniversario

Anillo del Nuestra Señora de Atocha

Continuando con la historia que les conté el 12 de Octubre del 2010, he indagando entre la web, consegui en BBC Mundo este artículo reciente donde aun continuan los hallazgos del galeon español "Nuestra Señora de Atocha" he igualmente interesante, como los artículos anteriores de la vida de Mel Fisher.

Disfrutenla:

El anillo de medio millón de dólares que surgió de las aguas de Florida
24 jun 2011 21:23 GMT

Redacción

BBC Mundo
Anillo del Nuestra Señora de Atocha

Un equipo de buscadores de tesoros encontró bajo las aguas de los cayos de Florida, en el extremo suroriental de Estados Unidos, un anillo de oro con una esmeralda valorado en unos US$500.000 y que formaba parte de la carga del galeón español del siglo XVII Nuestra Señora de Atocha.

El hallazgo fue realizado el jueves por un equipo de exploración submarina de la compañía Tesoros Mel Fisher frente a las costas de Cayo Hueso, donde el barco naufragó en 1622 llevando un valioso cargamento de oro, plata y piedras preciosas.

El anillo mide 4,5 centímetros de largo por 4,7 de ancho y cuenta con una esmeralda de 2,7 centímetros de largo por 2,5 de ancho.

La piedra -que probablemente proviene de la mina colombiana de Muzo- está engarzada en una base de oro con un elaborado diseño y las iniciales VRC grabadas en su interior, justo debajo de la esmeralda.

El anillo fue hallado a unos 90 metros de profundidad cerca de donde en marzo pasado se encontraron un rosario y un lingote de oro pertenecientes también al Nuestra Señora de Atocha.
Tesoro de incalculable valor

Este galeón -que formaba parte de una flota compuesta por una treintena de embarcaciones que transportaban las riquezas de América hacia España- se hundió el 6 de septiembre de 1622 a unos 50 kilometros de Cayo Hueso como consecuencia de un huracán.

Semanas después del naufragio, un nuevo huracán dispersó los restos del galeón, haciendo en su momento imposible el rescate.

Habría que esperar hasta 1985 para ver de nuevo en la superficie las riquezas del Nuestra Señora de Atocha.

Ese año el "cazatesoros" Mel Fisher halló una parte del tesoro compuesta, entre otros, por miles de monedas de plata, lingotes de oro y piedras preciosas, valorados en la nada despreciable suma de US$400 millones.

Fisher falleció en 1998, pero sus descendientes siguen buscando el resto de la carga del galeón.

"Desde 1985 hemos estado buscando la parte restante del barco conocida como el castillo de popa, que se cree contiene un tesoro valorado en US$500 millones. Tenemos el manifiesto de Atocha, así que sabemos lo que queda por hallar", le explicó a BBC Mundo Shanon Wiley, responsable de comunicación de Tesoros Mel Fisher.
"Mucho más por hallar"

"Podría ser incluso una cantidad superior, ya que por aquél entonces había mucho contrabando en esos barcos. Por ejemplo, encontramos unos 3 kilos de esmeraldas sin tallar que no constaban en la carga del barco y que eran de contrabando", señala Wiley.

Los responsables de Tesoros Mel Fisher creen que es muy probable que el anillo hallado este jueves pertenezca a la carga del castillo de popa.

"Esa era la parte del barco donde iban los miembros de la nobleza y la aristocracia, y el anillo probablemente era propiedad de un pasajero adinerado", explica Wiley.

Pero, ¿cómo han calculado el valor de la preciada joya?

Según explica Wiley, "las esmeraldas del Atocha provenía de la mina colombiana de Muzo, que es una de las más importantes del mundo, y han sido valoradas en el pasado en más de US$27.000 el quilate".

"La esmeralda del anillo tiene 10 quilates, así que tan solo la piedra tiene un precio de unos US$300.000. Si se le añade la antigüedad del anillo y los ornamentos del mismo llega al medio millón de dólares", concluye.

lunes, 13 de junio de 2011

ISLA DE MARGARITA II

ISLA DE MARGARITA II
CUBAGUA
Continuando con mi segunda parte de los relatos de este mes, ahora hablemos de otra interesante historia que hace ya unos años tuvimos la oportunidad de compartir y conocer, es la historia de la ciudad de Nueva Cadiz, ubicada en la Isla de Cubagua.
La Isla de Cubagua empezó a adquirir importancia para el mundo occidental cuando el 14 de Agosto de 1498 el Almirante Cristóbal Colón, en su tercer viaje de descubrimiento; fue él quien por primera vez desembarcó en tierra continental de América, al sur de la Península de Paria en el poblado indígena de Macuro.

En la continuación de este viaje también descubrió a las Islas de NUEVA ESPARTA, con sus ricos placeres perlíferos bajo las aguas de Cubagua y las no menos valiosas salinas en las costas de las Islas de Coche y Margarita, por lo que las llamó Costa de Perlas. Colón quedó tan impresionado de la hermosura de todos los territorios descubiertos en esta etapa de su viaje que les dio el calificativo de "Tierra de Gracia". Todas estas tierras, actualmente corresponden a Venezuela, fueron capituladas en exclusividad para Colón y sus herederos.


En la ISLA DE CUBAGUA, de superficie plana, baja, estéril y sin agua se estableció en 1500 un campamento donde habitan por dos años los buscadores de perlas. Este campamento temporal, progresivamente se transforma en la Villa de Santiago, pero pudo ser habitada permanentemente a fines de abril de 1521, cuando se fundo Nueva Cádiz, la cual dependía de la Real Audiencia de Santo Domingo (MAR CARIBE).

Fue entonces cuando se pudo abastecer desde afuera a la población allí establecida. Nueva Cádiz es la primera población fundada en Venezuela por los conquistadores españoles. Toda la administración recae sobre el poder máximo del Alcalde Mayor, el cual con sus ayudantes redacta las ordenanzas que regirán la isla y que son aprobadas por la Reina Juana el 5 de Enero de 1537. Siendo este año la epoca de maximo esplendor de esta ciudad, que extendio su influencia para amplios territorios de Tierra firme.

Alrededor de 1538, las muy difíciles condiciones ambientales y el rapido agotamiento de los placeres de ostras por la sobre explotación pronostican una vida muy corta para esta ciudad,sin embargo, tuvo bajo su jurisdicción a los nuevos asentamientos que se establecieron en Margarita, Cumaná y Cabo de la Vela, iniciandose la emigracion masiva de los cubagüeses.

El mantenimiento de Nueva Cádiz implicaba enormes dificultades y por lo tanto un alto costo debido a lo inhóspito de las condiciones ambientales de la isla. Su trágico final ocurrió en 1541 cuando fue desbastada por un maremoto y en 1543 fue atacada por piratas franceses que quemaron lo que aun quedaba, entonces fue abandonada y únicamente quedan las ruinas de Nueva Cádiz como testigo mudo de la voluntad y ambición de los primeros conquistadores.
En La Asunción está el MUSEO DE NUEVA CADIZ donde se conservan parte de la historia de la desaparecida ciudad en los objetos allí reunidos.
Esta isla prácticamente desértica es visitada ocasionalmente por los pescadores y practicantes del submarinismo, por los buenos lugares que ofrece para practicar este deporte. El acceso es posible únicamente a través de embarcaciones privadas.

Como siempre, finalizo los articulos con un video relacionado al tema, disfrutalo, y recuerda apagar el IPOD