martes, 22 de noviembre de 2011

El Buceo.

Que es el Buceo.

Hace ya algún tiempo (1984) cuando inicie las prácticas de este adictivo deporte, mi intensión era simplemente viajar con el club de Buceo donde trabajaba, que siempre tenían viajes al Archipiélago Los Roques, a la Isla de Mochima,a La Isla de la Tortuga, y a la hermosa Isla de Bonaire, entre otros lugares y me dije, !Wow¡ yo quiero conocer esos sitios que solo había visto en revistas de viajes (si algunos dirán que si existían las revistas en ese tiempo, jeje, pues si existían en Blanco y negro).
Y bien fue así como me inicie en este Deporte en donde poco a poco, fui viendo y conociendo animales increíbles, aprendiendo sus nombres, viendo algunos muy muy grandes, o algunos muy pequeños, casi microscópicos, adquiriendo nuevos equipos, tomando fotografías, y viendo un mundo completamente nuevo para mi.
Fui estudiando y escalando escaños, adquiriendo experiencia, aprendiendo, leyendo y conociendo mucha, mucha gente, pero sobre todo, divirtiéndome muchísimo.
Luego inicie estudios a nivel profesional, y hoy por hoy, aun sigo estudiando y aprendiendo cada día mas, tanto en los cursos que dicto con cada uno de mis alumnos (a quienes siempre llamo mis amigos, ya que eso son para mí), como los cursos que sigo tomando.


¿Alguna vez te planteaste la posibilidad de aprender a bucear?

 
Cumplir tus sueños con el fondo del mar, visitar animales increíbles en su propio medio, ver cosas que no mucha gente vio, vivir una experiencia enriquecedora que te hará sentir bien.

Te has preguntado algo, si los Sicólogos mandan a ver una pecera para relajarte, te imaginas estar dentro de ella?.

  
Practicar un deporte, conocer gente nueva, disfrutar del mar, hacer algo diferente a todo lo que hiciste hasta ahora. ¿No vale la pena intentarlo?

 
Aprender a bucear es fácil, seguro y muy divertido. No se requiere tener un estado físico especial, ni un estilo depurado de natación. El aprendizaje es gradual y divertido.
 
El mar no te va a defraudar. Inténtalo…

Pero veamos, Que es el Buceo para otras personas?...

Aquí te coloco algunas definiciones interesantes:
 
...y el Capitán Nemo exclama:
 
" El mar no pertenece a los déspotas. En su superficie los hombres podrán aplicar sus leyes injustas, reñir, destazarse unos a otros y dejarse llevar por horrores eternos.
Pero, a diez metros bajo el nivel de las aguas, cesa su reinado, se extingue su influencia y desaparece su poder.
Ah Señor vive, vive en el fondo del mar. Ahí sólo existe la independencia. Ahí no reconozco voz de amo alguno. Ahí soy verdaderamente libre..."
Julio Verne
 
 
Whale tiene otra definición ideal de que es un Buzo, leámosla:

BUZO
Por: W h a l e
________________________________________
...cuantas cosas encerradas en tan solo cuatro letras.
La simple palabra nos habla de aventuras, nos habla de lugares paradisíacos y aguas prístinas, de atardeceres, de alegrías y tristezas... de mares y tesoros.
Quien nos ve, nos envidia. Su mente forja historias sobre nosotros... y hemos de aceptar que hay algo de razón en ello.
Un buzo es por naturaleza un ser especial, dotado de un espíritu de aventura. Es un ser afable que tiene la dureza de un mar tempestuoso y la ternura de un niño.
Pero tiene muchas cosas mas. Es un ser que vive en un mundo diferente al que conocen el resto de los mortales... el buzo vive en su mundo acuático... vive y sueña con el buceo, aún sin estar en el agua. Tiene la capacidad de bucear entre delfines y cardúmenes con sólo pensarlo.
Los vecinos los envidian, las mujeres los adoran, los mayores los ignoran, sus hijos los admiran... y los mares los protegen.
Generalmente se inician buceando en parejas y terminan buceando por siempre en grupos numerosos.
Comparten en tierra la habilidad de los pulpos y se camuflajean según su contorno; pueden parecer grandes ejecutivos, mercaderes, pilotos, choferes de autobuses, trabajadores industriales, en fin, adoptan cualquier apariencia que los haga ver como gente común... hasta que el agua toca su piel. Entonces se transforman en seres acuáticos que comparten un mismo ideal, el GRAN AZUL.
Se les ve deambulando por las playas, en las discotecas, en los bares, acampando, limpiando equipos, en hamacas bajo las sombras de los cocoteros o simplemente tirados al sol pero, en todos los casos, los delata una sonrisa de satisfacción en sus rostros.
Los buzos tienen todo igual que los humanos ...menos el corazón, éste es más grande, pues sólo así pueden caber tantos amigos en él.
El buzo tiene la facultad de robar la atención de quienes lo rodean. Tiene un toque de rudeza sobre sus hombros y la blandura de las esponjas en su alma. Tiene la cordura de un loco y la sinceridad del mentiroso, es tan predecible como los terremotos y sabe a ciencia cierta cómo programar su vida... por las próximas dos horas.
Al buzo le basta un instante para que lo conozcan y toda una vida no es suficiente para olvidarlo. Tiene la capacidad de preocupar a los demás con sus buceos y se pregunta si vivir es motivo de preocupación.
Vienen en empaques de diferentes colores y gustan de nadar donde nadie más se atreve.
Han desarrollado un instinto especial para resolver situaciones difíciles y eso les da un aire de seguridad. Son responsables, amables, cariñosos, versátiles y toman decisiones, generalmente, adecuadas.
Viven en el presente, aunque a veces relatan cosas del pasado. Tienen la facultad de hacer crecer los peces con cada relato, en especial los tiburones, hasta que estos no caben en la razón.
Son siempre fieles entre ellos, aún a costa de su propia vida, y la palabra desunión no está en su vocabulario. Saben, piensan y creen que su compañero de buceo no es un ser aparte, sino una extensión de su mismo cuerpo y lo cuidan más que a sus manos.
El buzo es un ser que ha sido ideado por el universo en las profundidades del mar... o más allá de las estrellas.
Es tan especial... como cada uno de sus buceos
...ecos en las profundidades
________________________________________
W h a l e Ing. Fausto Montoya Acosta Master Scuba Diver NAUI

No dejes asignaturas pendientes...
          La vida es hoy... date una oportunidad...
Por muy arriba que escales.......... por muy rápido que vayas... o muy alto que vueles.... si quieres conocer el 70% del planeta, tendrás que sumergirte...

Ahora si puedes decirme, que entiendes tu por Buceo?? espero tus comentarios...

Gracias


Carlos Martínez

domingo, 13 de noviembre de 2011

LA PREPARACIÓN FÍSICA EN EL BUCEO

Recordando mi epoca cuando daba clases de Educación Física (Gimnasia Olímpica) hace un tiempo atras y escribi este articulo compensandolo con otro relacionado con la preparación física y el buceo.

Espero les guste:

En el agua no se permite ni la más mínima debilidad. El buceo es una actividad considerada de “riesgo controlado”; no hace falta nombrar aquí todos los peligros a los que nos enfrentamos en cada inmersión, puesto que los auténticos buceadores los conocen y respetan perfectamente.
Y cualquiera que conozca estos riesgos debe ser consciente de la necesidad de disponer de una buena forma física para la práctica de este deporte.
Si nuestro cuerpo responde adecuadamente podremos reaccionar con mayor rapidez ante cualquier problema (y todos sabemos que el tiempo de reacción puede suponer la diferencia incluso entre la vida y la muerte), además seremos capaces de salir de situaciones comprometidas, evitaremos posibles lesiones y, lo que también es importante, podremos disfrutar más de la inmersión.
Con el incremento del rendimiento se aumenta de forma paralela la captación de oxígeno. Así el corazón se “hace más grande”; por lo que el submarinista entrenado precisará de una actividad cardíaca menor que el no entrenado, frente al mismo esfuerzo de trabajo.
En este artículo haremos un planteamiento general del entrenamiento adecuado para el buceador; por supuesto, deberán analizarse los casos concretos para el desarrollo de técnicas especializadas que requieren de una forma física superior.

• ¿QUÉ MÚSCULOS TRABAJAN EN UNA INMERSIÓN?
• ¿QUÉ CUALIDADES DEBEN DESARROLLARSE?
• ¿CÓMO DESARROLLAR ESTAS CUALIDADES? EL PLAN DE ENTRENAMIENTO
• DEPORTES COMPLEMENTARIOS
¿QUÉ MÚSCULOS TRABAJAN EN UNA INMERSIÓN?
Todos. El buceo es uno de los deportes más completos que existen en este sentido, puesto que hace trabajar a toda la musculatura. Al bucear realizaremos una secuencia compleja de movimientos, compuesta por una multitud de movimientos, capacidades y rendimientos; todos los cuales debemos ser capaces de realizar en orden correcto y de manera coordinada.
Lo positivo es que, a pesar de que intervienen todos los músculos, las lesiones óseas debidas al esfuerzo no existen, puesto que se trabaja en condiciones de “falta de peso”.
Por todo ello no existen unas zonas particulares que deban entrenarse con más insistencia que otras; si bien siempre es recomendable estar en buena forma física general para evitar bajones de rendimiento o peligrosas pérdidas de conocimiento.
El submarinismo no es un deporte de rendimiento en el sentido habitual, pero requiere de un esfuerzo muscular considerable para poder desplazar el propio cuerpo y el equipo completo hacia delante debajo del agua. Un rendimiento que deberá agigantarse en situaciones imprevistas como, por ejemplo, si nos sobreviene de repente una corriente o simplemente si necesitamos nadar más de lo inicialmente previsto.
¿QUÉ CUALIDADES DEBEN DESARROLLARSE?
Tres son los puntos o cualidades que deberemos desarrollar de manera principal:
• La resistencia aeróbica. Con la palabra resistencia significamos la capacidad del ser humano de soportar un esfuerzo prolongado sin disminuir la intensidad inicial. Pues bien, la resistencia aeróbica consiste en hacer trabajar los músculos utilizando como carburante sólo el oxígeno transportado por los hematíes de la sangre.
La intensidad del trabajo es relativamente baja pero, en teoría, puede prolongarse tanto como se quiera sin necesidad de disponer de un tiempo de recuperación.
En ningún caso la frecuencia cardíaca superará el doble de la obtenida en reposo.
• Control espacial del cuerpo. Imprescindible para controlar el volumen de nuestro cuerpo en un espacio extraño como es el agua. Si no somos conscientes y tenemos un control de lo que ocupamos en el espacio, difícilmente podremos llegar a movernos con fluidez debajo del agua.
• Técnica específica. Efectivamente, en función del tipo de buceo que practiquemos, será necesario el desarrollo de unas serie de técnica específicas que conviene controlar a la perfección.
¿CÓMO DESARROLLAR ESTAS CUALIDADES? EL PLAN DE ENTRENAMIENTO
Está más que claro, una buena forma física no es algo que se consiga de un día para otro. Llevar
una vida sana y una correcta alimentación, junto con el desarrollo diario de una serie de sencillos ejercicios de entrenamiento; es más que suficiente para disponer de un cuerpo preparado para cualquier tipo de inmersión.
Somos conscientes de que el entrenamiento no siempre es agradable, supone una actividad preparatoria para la obtención posterior de un rendimiento y por lo tanto es necesariamente un trabajo largo y meticuloso.
Por ello debemos centrarnos en las pequeñas satisfacciones de poder ir progresando con el paso de los días y, para no dejarnos llevar por el desánimo, recordarnos a nosotros mismos nuestros objetivos.
A continuación le proponemos un plan de entrenamiento en el que se recogen unos sencillos ejercicios que podrá realizar en casa:
• PRIMERA FASE:
ESTIRAMIENTOS.
Una primera fase de estiramientos resulta fundamental para la preparación de los músculos para el esfuerzo que supondrá el siguiente paso.

o Nos colocamos de pie en perpendicular a una pared, de la cual deberemos estar separados aproximadamente el lardo de nuestro brazo.
Mantenemos los pies juntos y, sin separarlos del suelo, levantamos el brazo más cercano a la pared y lo apoyamos enteramente en la pared. De esta forma estiramos todo el cuerpo: piernas y brazo. Repetir con el otro brazo.
o Nos tumbamos en el suelo, boca arriba, doblamos las piernas hacia el pecho y levantamos la cabeza. El ejercicio consiste en abrazar las piernas.
o Nos mantenemos sentados en el suelo y estiramos una de las piernas, mientras la otra se flexiona por encima de la estirada.
En esta postura, nos estiramos hasta alcanzar el pie de la pierna que se mantiene extendida.
Después procedemos a extender el tronco y, sin variar la postura de las piernas ni torcer lo más mínimo la espalda, girando la cadera apoyaremos ambas manos en el lado correspondiente a la pierna cruzada.
Cambiamos la posición y repetimos del otro lado.
o De nuevo sentados en el suelo, doblamos ligeramente las piernas uniendo las plantas de los pies y separando las rodillas. Colocamos las manos encima de las rodillas.
En esta posición, flexionamos en tronco hacia delante y tocamos el suelo con as palmas de las manos.
o Nos mantenemos sentados y colocamos las piernas juntas y perfectamente estiradas. Doblamos una pierna, cruzándola por encima de la otra y tiramos de ella con las manos. Repetir con la otra pierna.

• SEGUNDA FASE:
CALENTAMIENTO.
El objetivo de esta segunda fase es mejorar nuestra elasticidad, lo que servirá para desarrollar la movilidad natural de las articulaciones.
o De pie, con las piernas ligeramente separadas y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo; hacemos oscilar los brazos sin doblarlos, en sentido contrario, esto es, mientras uno va hacia delante el otro irá hacia atrás y a la inversa.
o Nos mantenemos de pie, con los pies separados y ahora nos damos la mano por detrás de la espalda. En esta postura flexionamos el tronco hacia delante, empujando con los brazos hacia arriba.
Hacemos dos rebotes y regresamos a la posición inicial.
o Nos tumbamos en el suelo boca arriba, con los brazos separados por encima de la cabeza y las piernas separadas. En esta postura movemos la pierna izquierda, sin flexionar la rodilla, hacia la mano derecha y a la inversa.
o Sentamos en el suelo, con ambas piernas perfectamente estiradas y separadas, doblaremos el tronco hasta alcanzar el pie con izquierdo con la mano derecha y viceversa.
• TERCERA FASE:
EJERCICIOS ESPECÍFICOS.
Ejercicios que nos servirán para mejorar nuestra fuerza muscular; debemos tener en cuenta que ésta no sólo se mejora trabajando con sobrecargas, sino que además puede conseguirse con ejercicios específicos de carga natural, basados en el uso del peso corporal.
o Posición inicial: de pie, unimos las manos con los dedos mirando hacia nuestro cuerpo y en esa postura extendemos y flexionamos los brazos.
Cambiamos la posición de las manos, colocando una hacia nosotros y otra hacia fuera (los dedos de una contra la palma de la otra). Extendemos y flexionamos los brazos.
o Nos mantenemos de pie y ahora separamos las piernas, dejando los brazos estirados a lo largo del cuerpo. En esa postura nos dejamos caer hacia delante, apoyándonos con las manos en el suelo. Apoyamos toda la planta de los pies, flexionamos el tronco y empujamos con los brazos, para volver a la posición inicial.
o Tumbados boca abajo, con los brazos estirados hacia delante, realizaremos los siguientes ejercicios:
o Levantar brazos y troncos.
o Levantar las piernas (sin separarlas).
o Levantar alternativamente brazos y piernas de lados opuestos.
o Levantar a una misma vez brazos y piernas.
DEPORTES COMPLEMENTARIOS
Un entrenamiento completo requiere la práctica de una serie de deportes complementarios al buceo (por desgracia no podemos estar tanto tiempo bajo el agua como nos gustaría a nosotros).
Existen una serie de actividades que se complementan a la perfección con el buceo y que nos permitirán adquirir la forma física deseada.
Básicamente deberemos hablar de la Natación, uno de los considerados cuatro deportes fundamentales (los demás son la carreta a pie, la bicicleta y el remo); no sólo nos hará acostumbrarnos al medio en el que después nos moveremos, sino que además nos ayudará a mejorar nuestra capacidad de resistencia. Con la natación trabajamos la musculatura de las piernas, algo que siempre nos será de ayuda en el buceo. Conviene, como es natural, comenzar por sesiones cortas que iremos ampliando a medida que mejore nuestra capacidad. Para sesiones largas se recomienda alternar el crowl con la braza.
Resulta imprescindible realizar un autoanálisis de nuestros propios gestos, evitando el moverse con precipitación y nadar con un avance discontinuo.
Asimismo y siempre que nos sea posible, convendrá nadar con aletas, para acostumbrarse a su uso y trabajar la zona; así como alternar ejercicios de apnea.
Con el objetivo de muscular las piernas, la carrera a pie y la bicicleta, resultan igualmente excelentes ejercicios.
Además y como deportes complementarios, la práctica del fútbol y del baloncesto puede
ser enormemente útil. En estas dos actividades se desarrolla la resistencia aeróbica. En ambos el ritmo de juego suele ser rápido y requiere de una mayor capacidad de reacción y exigen la realización de una gran cantidad de gestos diferentes.
Además y fundamentalmente en el baloncesto, trabaja también la coordinación, algo que también nos servirá bajo el agua.
Muchos combinan también la práctica del waterpolo y de la escalada. En el primero se nos obligará a experimentar gran cantidad de diferentes situaciones en el agua, de las que deberemos salir adecuadamente. La escalada requiere sin embargo una alta dosis de agilidad, que deberá combinarse a la perfección con la fuerza; se trata de un ejercicio que precisa del desarrollo de todos los músculos, puesto que nunca podremos llegar a saber la situación concreta en la que nos encontraremos en un determinado momento. Además la necesidad de una concentración absoluta es muy similar a la que precisaremos para el buceo.