viernes, 9 de febrero de 2024

Un Viaje de Amor y Orgullo: Nany, Muchy, Chicho y Totty

 



Hace casi cuatro décadas, en el año 1985, nacía en mi vida una fuente inagotable de amor, alegría y orgullo: mi hija Arianny, cariñosamente conocida como Nany. Con sus risas resonando en la casa, descubrí la maravilla de ser padre. Cada paso suyo era un hito en mi corazón, llenándolo de una dicha indescriptible, imaginen mi primera hija. Y su solo sonrisa (aún me ocurre), me domina por completo metiéndome en sus bolsillos. Muy dedicada y preocupada, al punto de ser la mamá de los hermanos menores, en nuestros viajes en solitario.


A medida que el tiempo avanzaba, y poco más de un año después,  la familia creció con la llegada de Edwin, en el año 1987 a quien cariñosamente llamamos Muchy. Su energía inagotable y su ingenio, su gracia y ternura fueron una adición perfecta a nuestras vidas. Juntos, fuimos a playas y navegamos por los desafíos y celebramos los triunfos, construyendo recuerdos que atesoro, en especial, los paseos a los parques de Disney, Universal y  Sea World (al que le decían el Parque Disney de mi papá, por mi apego a la vida marina y a los tiburones). Su dialecto y palabras, siempre fueron de adulto, incluso cuando tenía muy poca edad. Muy correcto y perfeccionista, y siempre muy fuerte, por lo que a veces, le decíamos Bam Bam recordando al personaje de la serie animada "Los Picapiedra" ("The Flintstones"). 


La travesía continuó con la llegada de Carlos Eduardo, en el año 1988, conocido como Chicho, hasta el día de hoy llamado así. Un alma sensible y creativa. Su perspectiva única enriqueció nuestras conversaciones familiares y su presencia iluminó aún más nuestro hogar. Recuerdo en uno de mis viajes con grupos de buceo, estábamos conversando parte del grupo, luego de cenar, y nos dimos cuenta, que las chicas no estaban en la reunión, al igual que el pequeñín de Chicho, tendría 4 a 5 años como mucho. Cuando fuimos a buscarlos, las chicas estaban enamoradas viendo el cielo, al salir a ver que era, se encontraba el pequeño Chicho contándoles la historia de las constelaciones y la mitología griega, que días antes, le había contado yo. Una memoria envidiable desde muy pequeñito y una anécdota inolvidable.


Con el tiempo, nos embarcamos en una nueva fase cuando Alejandro, apodado Totty, se unió a la familia en el
1995. Su entusiasmo por explorar el mundo y su carácter afable nos recordaron la belleza de la inocencia y la curiosidad. Su pericia por reparar, construir, armar y aprender, no paraban, así como su gracia y ganas de hacer reír a la gente todo el tiempo. Por ello se gana el cariño de mucha gente. Recuerdo que siempre iba conmigo a las clases de buceo y siempre estaba oyendo las clases, junto a su hermano Chicho. Totty fue tanto su insistencia que me pidió llevarlo a mis clases, pero bajo el agua, que el iba a tomar las fotos, porque yo como profesor, no podía hacerlo. Me causo gracia, ya que tenía unos 6 años. Recuerdo que siempre estaba con su traje y su máscara pegado como una "remora" a mi boya de seguridad (pez conocido por su capacidad de adherirse a otros organismos marinos más grandes),  y cuando me veía, ya cerca de los 3 mtrs, tiraba de la cuerda para que pudiera bajar en apnea (o a pulmón) y colocarse mi regulador opcional, guindado en mi espalda/ tanque, para tomar fotos. 


A lo largo de los años, estos cuatro nombres, Nany, Muchy, Chicho y Totty, no solo se convirtieron en parte de mi vocabulario diario, sino que también se arraigaron en lo más profundo de mi corazón. Son mucho más que simples etiquetas; son testigos de mi viaje como padre, de las risas compartidas, lágrimas secadas y abrazos que sostuvieron mi mundo.

Cada uno tiene su propia historia, su propia luz. Nany, la pionera, abrió el camino con su determinación y coraje. Muchy, el aventurero, el historiador (por ser su carrera universitaria favorita), nos llevó a explorar nuevos horizontes. Chicho, el soñador e intelectual, nos recordó la magia que se esconde en lo cotidiano y lo interesante de la vida. Totty, el curioso, nos enseñó a ver siempre el lado brillante, que todo tiene una razón de ser y un lado humorista.



Juntos, como una sinfonía de amor y vínculo inquebrantable, hemos enfrentado tormentas y celebrado días
soleados. Nuestro viaje familiar ha sido una epopeya de crecimiento, comprensión y apoyo mutuo.


Mirando hacia atrás, veo no solo cuatro nombres, sino cuatro capítulos entrelazados de una historia única. Nany, Muchy, Chicho y Totty son mi razón de ser, la esencia misma de mi existencia. En su risa encuentro mi felicidad, en sus logros mi satisfacción y en su amor, mi propósito.

La vida nos ha llevado a través de un hermoso viaje, y mientras avanzamos, estoy agradecido por cada página de esta historia que hemos escrito juntos. El orgullo que siento por Nany, Muchy, Chicho y Totty es un fuego constante en mi corazón, iluminando el camino hacia un futuro lleno de amor y aventuras compartidas.

Quiero expresar mi sincero agradecimiento a mis hijos por todo lo que hemos vivido juntos hasta ahora y por lo que aún nos queda por experimentar y lograr. Cada momento compartido, ya sea lleno de alegría o desafíos, ha sido invaluable. Aprecio profundamente la conexión y los lazos familiares que hemos construido a lo largo del tiempo.




Cada paso que hemos dado, cada obstáculo superado y cada logro celebrado ha contribuido a la riqueza de nuestra historia familiar. Agradezco la alegría que han traído a mi vida y la forma en que mutuamente, nos hemos apoyado durante los momentos difíciles.


Pero más allá de nuestro pasado, también quiero expresar mi gratitud por la emoción y las oportunidades que el futuro nos depara. La vida es un viaje continuo, y estoy emocionado por los nuevos capítulos que aún nos esperan. Agradezco la posibilidad de seguir construyendo recuerdos, enfrentando desafíos juntos y fortaleciendo nuestros lazos familiares.







En resumen, gracias, mis queridos hijos, por todo lo que hemos compartido y por lo que nos espera en el camino por recorrer. Cada experiencia, tanto la pasada como la futura, es un regalo que valoro profundamente.


sábado, 17 de junio de 2023

Mi Experiencia en Natación

 Desde muy joven, a los 10 años, descubrí mi pasión por la natación. Lo que comenzó como un simple gusto por el agua se convirtió rápidamente en una pasión que me llevaría a vivir experiencias inolvidables.

Conforme desarrollaba mis habilidades en la natación, me sumergí en el mundo de las competencias.

Mientras estudiaba en el Instituto Universitario Tecnológico Región Capital (Conocido también como Tecnológico Federico Ribero Palacios), tuve la oportunidad de entrenar en la Universidad Simón 
Bolívar, y representar a mi institución en diversos campeonatos. 

Esto lo hacía como complemento de los entrenamientos de Gimnasia desde el año 1983

Allí aprendí el valor del trabajo en equipo y la disciplina que conlleva el deporte.
Mi dedicación y esfuerzo rindieron frutos cuando fui seleccionado para competir en los juegos petroleros junto al equipo de mi trabajo en Petróleos de Venezuela. Fue una experiencia única, ya que compartí piscina con nadadores de renombre como Alfonso Mestre(1), reconocido nadador venezolano que ha dejado una huella significativa en el mundo de la natación y Rafael Vidal(2) otro reconocido nadador venezolano que igualmente ha dejado el nombre de Venezuela en alto, en el mundo de la natación y medallista olímpico.
 
Sentí una enorme gratitud por formar parte de ese entorno y aprendí valiosas lecciones de estos atletas destacados, en especial de su entrenamiento, constancia y perseverancia.

Me di cuenta del alto nivel que tenían estos juegos petroleros, y al ingresar a los lugares de inauguración y clausura, pude sentir, en muy pequeña escala, la sensación de participar en unos juegos tan importantes. No imagino lo que sienten estos grandes medallistas olímpicos, subiendo al podio y viendo ondear la bandera de tu país y escuchando el himno nacional, como celebración de tus logros.

Continuando mi travesía en la natación, participé en los Master Internacionales en Valencia, Venezuela. Allí tuve el honor de conocer a Glen Sochasky (3), cuya primera participación olímpica, fue en Montreal de 1976, además, gran competidor master y digno ejemplo a seguir.
Allí en Valencia, y luego en Barquisimeto Venezuela, conocí a personas de entre 70 y 80 años, quienes demostraron una destreza y una técnica envidiables en los estilos de crol y mariposa. 
Entre los participantes estaba el hijo de Teo Capriles, que por su edad y experiencia, su presencia fue inspiradora. 
Impresionante que este deporte no tiene edad, y que el esfuerzo y la constancia pueden llevarnos a lograr cosas asombrosas, sin importar los años que tengamos.

Aquí tengo una anécdota de esas de las mías, en donde luego de una de las rutinas de competencia, me encontraba en la pileta de salto, descansando y relajando los músculos. Para ese tiempo, sólo para que tengan idea, pedían tiempos en 50 mtrs de 30 segundos, para participar en las competencias (el récord a la fecha, mundial masculino en natación de 50 metros es de 20.91 segundos, establecido por César Cielo de Brasil y el récord mundial femenino es de 23.67 segundos, establecido por Sarah Sjöström de Suecia en el 2017). 
Yo muy emocionado logré los 29.85 segundos en el momento de estar en la pileta descansando. Cuando estoy allí en la pileta, viene un señor que tenía cerca de 75 años o quizás más, igualmente a relajarse junto a mi, y para sacarle conversación le pregunto: "Y que tal, ¿Cómo le fue? y me responde, realmente no muy bien, me ganó Capriles por unos puntitos". y yo "Wow y ¿Qué tiempo hizo?", y es cuando me dice: "28.9 nada más". Desde ese momento, no pregunté más por esto de los tiempos...

A medida que pasaba el tiempo, decidí no dejar de lado mi amor por la natación. Continué entrenando con constancia y perseverancia, encontrando en el deporte una fuente de bienestar físico y mental. 

Aprovechando mi pasión por el agua, también decidí explorar el mundo del buceo en el 83 iniciando el curso Open con la FVAS/CMAS.

En el camino, enfrenté el desafío del despido de los trabajadores de PDVSA por parte del presidente Hugo Chávez. Aunque fue un momento difícil, encontré en la natación, el buceo y en mi dedicación al deporte, una forma de mantenerme fuerte y resiliente y quizás, lo positivo de este suceso, es que me permitió dedicarle más tiempo a mi carrera de submarinismo y ese mismo año (2003) me convertí en Instructor de buceo en la Scuba School International, pero esa es otra historia.

Hoy en día, sigo activo en ambos deportes, entrenando con una intensidad ligeramente menor pero con la misma pasión de siempre. Mi experiencia en la natación me ha enseñado que nunca es tarde para seguir haciendo deportes y mantenerse activo, sin importar la edad que tengamos, especialmente lo aprendido en mi anterior anécdota JEJE. Cada brazada en el agua es una oportunidad para superarnos a nosotros mismos y encontrar un equilibrio en nuestra vida.

Que mi historia sirva de inspiración para aquellos que duden de su capacidad para mantenerse activos y seguir haciendo deportes. El deporte no tiene límites y puede ser una fuente de alegría y superación en cualquier etapa de la vida. ¡Nunca dejes de perseguir tu sueño!




(1) Alfonso Mestre. Nació el 1 de diciembre de 1962 en Caracas, Venezuela, y se destacó por sus logros deportivos a nivel nacional e internacional. Mestre comenzó su carrera en la natación a una edad temprana y se convirtió en una promesa para el deporte venezolano. Representó a Venezuela en varios eventos internacionales, incluyendo los Juegos Panamericanos y los Juegos Olímpicos.

Una de las mayores hazañas de Alfonso Mestre fue su participación en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, donde compitió en las pruebas de estilo libre. Su dedicación y talento lo llevaron a alcanzar la final de los 100 metros estilo libre, quedando en la octava posición en esa competencia.
Además de su destacada actuación en los Juegos Olímpicos, Mestre también dejó su marca en los campeonatos panamericanos y sudamericanos, donde obtuvo numerosas medallas y récords. Fue considerado uno de los nadadores más rápidos de su época en la región.

Alfonso Mestre es recordado no solo por sus logros deportivos, sino también por su dedicación y pasión por la natación. Su trayectoria sirvió de inspiración para las generaciones futuras de nadadores venezolanos y dejó un legado en el deporte nacional.
A lo largo de su carrera, Mestre se convirtió en un ejemplo de perseverancia y determinación. Su compromiso con la natación y su búsqueda constante de la excelencia lo convirtieron en un ícono del deporte en Venezuela.


 (2) Rafael Vidal es otro destacado nadador venezolano que ha dejado una huella significativa en la historia de la natación en su país. Nació el 16 de enero de 1971 en Caracas, Venezuela, y se convirtió en uno de los nadadores más exitosos y reconocidos de Venezuela. Desde temprana edad, Vidal demostró su talento y pasión por la natación. Comenzó a competir a nivel nacional e internacional, representando a Venezuela en importantes eventos deportivos.

Uno de los momentos más destacados en la carrera de Rafael Vidal fue su participación en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Allí compitió en la prueba de los 100 metros estilo mariposa, y logró alcanzar la final de la competencia. Su actuación en esa carrera fue impresionante, ya que se ubicó en la quinta posición, estableciendo un nuevo récord sudamericano en la disciplina.

Además de su destacada participación en los Juegos Olímpicos, Vidal ha obtenido múltiples medallas y reconocimientos en campeonatos panamericanos y sudamericanos. Su velocidad y técnica en el estilo mariposa lo llevaron a establecer varios récords tanto a nivel nacional como regional.

Rafael Vidal es reconocido no solo por sus logros deportivos, sino también por su contribución al desarrollo de la natación en Venezuela. Después de retirarse de la competencia, se ha dedicado a entrenar a jóvenes nadadores y transmitir su experiencia y conocimientos a las nuevas generaciones.
Su carrera y dedicación al deporte han inspirado a muchos jóvenes venezolanos a perseguir sus sueños en la natación y a superar los desafíos que se les presenten. Rafael Vidal es considerado uno de los referentes más importantes en la historia de la natación venezolana y su legado perdura en el deporte del país.

Como dato adicional, el 12 de febrero se celebra el día del nadador. Muchas personas lo celebran a lo grande por sus marcas en las competencias de natación, otros porque disfrutan al máximo cuando están dentro de la piscina.

Pero… ¿Sabes, de donde nace esta celebración?
El nadador venezolano Rafael Vidal pierde su vida tras un accidente automovilístico, en la madrugada del 12 de febrero de 2005. Después de que su carro impactara fuertemente contra una camioneta y fuera arrastrado 40 metros más, se marcó un hito en la historia de la natación latinoamericana.


(3) Glen Sochasky ganó oro con récord de competencia en la natación de los CAC de La Habana 1982, un bronce con el relevo 4×100 libre en los Panamericanos de Caracas 1983 y asistió a los Juegos Olímpicos de Montreal 1976. Como atleta Máster ha asistido a nueve Campeonatos del Mundo, en los que se ha mantenido siempre entre los 10 mejores del Ranking Mundial Master
.



 





jueves, 30 de diciembre de 2021

Vida como Coach


En mi vida personal he elegido el camino de aprovechar cualquier situación, adversidad, reto, etc, para preguntarme.. uhmmm ¿de que manera puedo aprovechar esta situación para alinearlo con lo que deseo realmente experimentar? ¿Este reto o desafío que se me presenta como algo doloroso, realmente que me está invitando a desarrollarme personalmente? ¿Qué puedo crear a partir de este momento, para expandir mas mi capacidad de acción?.


Ese tipo de preguntas, me ayudan a no ser victima. Ya que siento que nos invitan a cerrar ciclos... Sin embargo hacerse estas preguntas es opcional.. está en nuestras manos..NO DEPENDE DE LAS CIRCUNSTANCIAS, es una simple elección.. Podemos elegir sucumbir como victimas, dejando que los pensamientos, palabras, se siembren en nuestro ser y eligiendo muchas explicaciones, excusas y muchas cosas que no están en nuestro control.. O elegir el poder máximo, que no tiene nada que ver con las circunstancias...sino con tu capacidad de desarrollar nuevas capacidades de hacer y experimentar nuevas realidades..


Puedes ver experiencias como las de Maickel Melamed, Nick Vujicic, Tony Meléndez (te invito a buscarlos en YouTube) o puedes recordarte a ti mism@, con tus logros, cuando has transformado los desafíos de tu propia vida en la razón para expandirte y alcanzar metas en tu pasado de las cuales te sientes hoy orgullos@. ¿Te recuerdas de alguna? Seguro que si 😊 Y aquí te invito a hacer un ejercicio...Vive este proceso... evalúa lo que sientes.. no lo "tapes".. vívelo.. pero comienza con preguntarte ¿Qué te está diciendo este gran DESAFIO en tu propio proceso.. que emociones te surgen... Miedo? Resentimiento? Resignación? Frustración (FRUSTRACHERA)?...y desde allí evalúalo, pero como un observador que mira a algo que ocurre dentro de ti... No como la victima.. eso no nos lleva a ningún lado. En mi caso yo he utilizado mi experiencia, cuando por políticas, me votaron después de 18 años trabajando en la industria petrolera PDVSA, en el 2003 (¿Recuerdas este caso tan sonado de la época?)


Ahora desde esa perspectiva de observador, y desde esa mirada con poder, buscando la oportunidad de lo ocurrido, el lado positivo, (que siempre lo hay, sólo debes enfocarte en conseguirlo), ahora si estás dispuest@ a seguir el camino de la expansión y no la de victima (es decir, si todo esto te hace sentido).. toma papel y lápiz y comienzas a escribir todo aquello que has logrado hacer.. y que estás orgulloso.. te darás cuenta tú mism@ que tienes la capacidad de convertir adversidades en oportunidades...


Y te regalo esto: Escribe y agradece todo lo que tienes.. has la lista lo mas grande posible de lo que puedes agradecer hoy... ¿Qué quieres comenzar a hacer?... y a partir de allí, desde esta nueva emoción, declara que camino vas a elegir.. y toma el compromiso de convertir esta experiencia en algo totalmente diferente, en algo de crecimiento, en la necesidad urgente de crear algo con esto.. (en mi caso, justo después de que me votaran, y meses de elaboración de esta lista, decidí continuar y culminar mis estudios en buceo (terminar el Dive Master), hasta hacerme instructor básico de buceo, lo que al tiempo, me llevó a culminar lo que hoy en día tengo (Dive Control Instructor, con 15 especialidades como Specialty Instructor) e incluyendo el reconocimiento de la escuela Scuba School International (S.S.I.) en Orlando Florida, tratada en otro artículo.

Y como el mejor ejemplo, es la experiencia vivida, luego de ayudar a algunas personas, que también quedaron desempleadas, me dedique a ayudar a los demás, ejercí como instructor de buceo en la Isla Los Roques de Venezuela y un amigo de los que había ayudado (de PDVSA), me ofreció la oportunidad de trabajar en una empresa de ventas (de químicos)  y pensé "estoy en mi trabajo ideal, pero lejos de mis hijos y mi familia, me estoy perdiendo verlos crecer y enseñarles el buceo, compartir más con ellos", así que lo pensé, y lo pensé hasta que decidí aceptar ese nuevo reto. Les planteé en el nuevo trabajo, querer continuar como instructor y me lo permitieron, seguir ejerciendo mi carrera de instructor los fines de semana. Esto me motivó a cambiar (nuevamente). 

Para este trabajo, tuve que prepararme en diversas áreas (Tratamiento de Piscinas, Microbiología, Ambiente, Inocuidad, Tto de Aguas Industriales, Bombas, Laboratorios, Alimentos).

Allí me dieron el reto de liderar un departamento de ventas, lo que me obligó a aprender, es una empresa que esta en crecimiento constante, y estudié, saque cursos nuevos de ventas, de atención al cliente, la programación neurolingüística, y actualizaciones de las áreas antes mencionadas, y allí me desarrolle como asesor en ventas en Venezuela.

Años más tarde, hicimos el curso de Action Selling (de México) y leí el libro de Joe Ellers  "The Sales Managers Handbook" entre otros muchos autores más (Richard Bandler, John Grinder; Fritz Perls, Virgina Satir, Milton Erickson y Simon Sinek, entre los más destacados) , y desarrollamos una metodología de estrategias y tácticas de ventas, adaptada a los productos y servicios que ofrecíamos, dando muy buenos resultados, con crecimientos interesantes.

Tiempo después (2013), otro reto más, y a mi que me gusta ser pionero, me fascinó la idea, abrir otras sucursales en Centro América, y una vez formada, preparar a nuevos vendedores en diferentes países.

Esto me obligó a pensar nuevamente en estudiar, prepararme y certificarme. Y como cosas del destino, en una feria de libros en Altamira, me dieron un folleto de una certificación Internacional de coach, avalada por la  AICM (Asociación Internacional de Coaching y Mentoring). Me gustó lo leído, me inscribí y allí la estudié, graduándome (2017) en una Venezuela congestionada y en conflictos (2018), viajando y migrando de mi país.

Hoy en día estamos en Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Venezuela, con esta misma empresa donde ya llevo 18 años (recién cumplidos a la fecha), y próximamente estamos por abrir otras sucursales y tomar Centro América, ejerciendo mi carrera como coach AICM y como Instructor de Buceo de la Scuba School International. Funde mi propia empresa CLV (de Coaching Liderazgo y Ventas) y lo más importante, mis hijos están en la carrera del buceo y trabajaron conmigo con Subvitur, empresa de buceo  propia (pero esto es otra historia).

Con todo lo mencionado, en los grandes conflictos, pueden surgir grandes proyectos, grandes creaciones sean personales o de carácter global. Grandes lideres. 

¿Tienes la semilla?... No la dejes en la arena del desierto... Aprovechemos esta oportunidad... y no te imaginas las cosas increíbles que pueden ocurrir en tu vida. Y posiblemente en la vida de otros.. porque tu energía puede ser muy contagiosa.. eso es liderazgo....


Detrás de cada adversidad se oculta una gran oportunidad, la oportunidad de cerrar un ciclo y comenzar otro ciclo... Algo bueno está pasando.. es la hora de construir el camino... no esperar que otros los construyan por nosotros. La vida es corta.. creo que demasiado.. como para quedarnos enganchados en solo una parte del ciclo... es urgente evolucionar..


Bueno...éste es mi pensamiento, en voz alta, es mi elección y la comparto con todos.. convirtiéndola en una humilde invitación. Pero como toda invitación, es opcional.. y para mí...es lo que mas me gusta (ayudar a los demás en su crecimiento personal y profesional).. esto es libertad en acción (libre albedrío). 

Espero haberte hecho al menos reflexionar o  pensar.

viernes, 29 de octubre de 2021

¿Ser migrante?

   Mi nombre es Carlos A. Martínez Pedroza. Soy coach internacional (mi título mas reciente),  ya que he estudiado varias carreras, y soy,  adicto a los estudios, lectura y deportes.

                                                                                                              

 Entre los tópicos solicitados por la revista PhiKósmos, me preguntaron ¿Qué es ser Migrante para ti? De allí comenzó mi viaje en el tiempo.

He visto varios escritos y videos, que hablan de lo que significa para muchos venezolanos, ser migrantes, siendo Venezuela un país de inmigrantes, que abría los brazos a todos los extranjeros que decidieron mudarse a ese mi bello país.

De allí surgieron: el dominicano que vendía perros calientes bajo el edificio donde vivía en Santa Mónica, el portugués del abasto que era duro de fiar, y el panadero que decía "hoy está calentito, como a mí me gusta" y lo mirábamos riéndonos y diciéndole: "por eso eres raro portu", o el árabe que tocaba a la puerta para vendernos "los estrenos" que usaríamos en navidad (como llamábamos a la ropa nueva a estrenar el 24 y 31) o jugando con fuegos artificiales con los hijos de los chinos del restaurante de comida china "El Asia".

Jugando metras y pelotica de goma con los italianos que abundaban en el vecindario, éramos todos hermanos, siempre entre nuestros amigos, habían los sobrenombres: el negro; el chino; el portu; el turco; el indio; el italianito; el "no puede papierde" haciendo alusión al dominicano, que hablaba como un sketch de una conocida programación que no nos perdíamos todos los lunes, llamada la Radio Rochela; el "panadeiro"; era normal tener tanta variedad de culturas entre nosotros, no había distinción de clase ni géneros, ni bullying entre nosotros, simplemente éramos los panas de la cuadra.

Hoy en día, los venezolanos se vieron en la necesidad de migrar de su país, y ahora vemos jóvenes médicos, trabajando en la recepción de un consultorio, o abogados limpiando baños, o ingenieros vendiendo "tequeños" en las calles, tuvimos que aprender a ser humildes, eso aplica para jóvenes y no tan jóvenes. Esto está forjando mejores personas en todo el mundo, personas que están aprendiendo a valorar lo que hacen los demás, viviendo en sus propios zapatos.

Interesante, que nos tocó incluso investigar la diferencia entre inmigrante y emigrante, ya que, para nuestro vocabulario, no existía estas palabras. Ahora sabemos que: un inmigrante es alguien que viene, un emigrante es alguien que se va y un migrante es alguien que se desplaza.

No conocíamos tampoco la palabra "racismo", ya que decir negro a alguien es a modo de cariño, y no lo vemos como insulto, y en todos los grupos, siempre hay alguien que le decimos el negro. Hoy en día aprendimos que, si le dices negro a alguien, en otro país, puede costarte la cárcel.

Mucho menos entendíamos que significaba la palabra "xenofobia", o rechazo a los extranjeros, ya que no había diferencia entre nosotros, siempre fuimos iguales.

O más recientemente, la aporofobia, como señala Adela Cortina, “es lo que alimenta el rechazo a inmigrantes y refugiados. No se les rechaza por extranjeros, sino por pobres”.

Usábamos las bromas sin destruir a nadie, ni crear traumas en su vida y todos absolutamente todos, teníamos sobrenombres. Incluso no sabíamos, en muchas ocasiones, el nombre real de alguno de ellos, como: "Pelón", el "Catire", "Cerro prendido" (haciendo alusión al pelirrojo), El chino, "PataeFerry", El "jamao" (como me decían), "Nacho", "Flaco", "El gordo", "Botaro", "Cocoa" y muchos otros, mas insultantes, que no puedo colocar en este texto, uno más cómico que el otro.

Es tanto lo que nos acostumbramos a ellos, que el día que te llamaban por tu nombre, le preguntábamos: ¿Por qué estás bravo conmigo?

Yo con todos mis cursos de buceo, y siendo instructor de buceo profundo, llegando a profundidades de hasta 100mtrs. (con los equipos y preparación adecuada para ello, tras una planificación estricta para lograrlo), he tenido que hundirme mucho más abajo, y dejar allí ese ego que teníamos heredado (o quizás, mal aprendido), por ser trabajadores de la PDVSA de antaño. Allí en esa profundidad donde no había nada de luz. Y allí, ese ego se transformó en humildad, y migré y entendí que, así como hay gente que me ayudó (y con la cual, hasta el sol de hoy, estoy muy agradecido), así debía hacerlo yo, por eso estudié y me gradué de coach, para ayudar a los demás, y es lo que llevo ya más de 4 años haciendo al 2021 (y no pierdo la oportunidad de apoyar organizaciones como "Gofundme", o colegas emprendedores o amigos necesitados que necesitan apoyo).

Que lección de vida más importante nos tocó aprender.

Que importante el cambio de perspectiva que nos dio la vida.

En uno de los cursos que elaboré, está en detectar tu Superpoder (cuál es la razón de tu existencia), que en la pirámide de Maslow sería la cima de la pirámide, la autorrealización. Igualmente aprendí de Simon Sinek y el poder del ¿Por qué?, en donde descubrí que mi razón de ser, lo que me motiva y es mi huella hoy por hoy (Mi frase del Superpoder) es:

"Me gusta mucho enseñar y aceptar retos innovadores, por lo que el ser pionero y poder evolucionar me apasiona. Me fascina actualizarme constantemente. Esto me ha permitido aprender de los demás, y ayudarlos en su crecimiento personal y profesional"

Esta es mi motivación realmente, mi vocación, mi Norte, mi autorrealización.

Es mi frase de "superpoder" que conlleva una huella, que te identifica y que contiene un verbo (tu esencia) y un predicado (¿por qué eso (esa frase) es importante para los demás?), el conocerla, te ayuda a lograr metas en tu vida y lograr que tu mensaje sea aceptado por los demás, y crean en ti.

Hoy en día estoy a la búsqueda de unir a los que estamos separados, especialmente mi familia, mis amigos dejados atrás; donde me ha tocado aprender y desaprender constantemente, a ser resiliente, a adaptarme como nunca antes lo había hecho al constante cambio, a entender las estaciones del año y aprender a convivir con ellas, tecnología para no perder el contacto, innovar, evolucionar, aceptar, y porque no decirlo, sufrir y llorar en silencio, cuando ha tocado (especialmente con la muerte de mi madre al otro lado del continente, ya que murió en Venezuela y no me pude despedir de ella).

Extrañar esas grandes reuniones familiares que hacíamos todos los fines de año, cuando apartábamos medio hotel para todos nosotros en un "todo incluido" en Margarita, o en Mérida, o en Orlando.

Cuando hacíamos las mega rumbas de cumpleaños o salíamos en lanchas o aviones dependiendo el caso, a conocer un nuevo lugar de buceo, o una isla para acampar, de allí nació mi compañía de turismo y buceo "Subvitur".

Todos recuerdos, que, aunque he intentado repetirlo, siempre viene a la memoria, alguien que no está en ese momento, y los extrañamos mucho en ese instante. Ahora entiendo la frase: "Recordar es vivir".

Todo este manojo de sensaciones: alegrías, tristeza, enseñanzas, resiliencia, reaprender, extrañar, conocer, y recordar, son el significado, para mí de lo que es "Ser migrante".

Quiero terminar con este pensamiento de Salvador Suniaga:




jueves, 2 de septiembre de 2021

Noticias inesperadas 2007

 Las noticias inesperadas fue la protagonista de este evento, mi hija Arianny (Nany).

Conversando con mi hija, a principios del año 2007, me dio dos grandes sorpresas: 

1era continuar sus estudios de enfermería en Texas, Estados Unidos como asimilada militar. 

2da que se casaba.

Ambas noticias me llenaron de orgullo y alegría.

Pero me tenía una tercera sorpresa que casi me mata de un infarto, la cuál me dio el mismo día que fui a su boda, me dijo que se  iba en Septiembre, yo pensando me hablaba (como es "mi normal y es lo lógico en mi cabeza de padre"), a su luna de miel, sin pensar que en su mente, tiene planes mucho más ambiciosos después de casarse.

Y me dice, que para continuar con sus estudios de enfermería y optar por mejores universidades para estudiar en esa área, requería hacer un trabajo adicional que no se si llamarlo pasantía. Ella estudiaba en una escuela militar en EE.UU. y por ello debía cumplir cierto requisitos para optar por el estudio de medicina y subir puntos en su carrera. Esos requisitos eran (por ser asimilada militar), ir a Irak. 



Si recuerdan para esas  fecha, ya estaba la invasión de Irak por lo que estalló la guerra de Irak entre el 20 de marzo del 2003, al 18 de diciembre del 2011.




Osea que mi hijita fue a la guerra.. eso me disparó la tensión, el azúcar, el colesterol, la bilirrubina y todos los parámetros que puedas imaginar... para mi fueron los peores cinco meses de mi vida... siempre estuve en contacto con ella.. y siempre me decía: esta bien todo papito..  estoy segura aquí... ya te mando fotos de aquí.

Hubo  una semana que no pude hablar ni comunicarme con ella, esa semana fue terrible, leía las noticias y  decían: "Explotó un coche bomba Irak" (cerca del hospital donde trabajaba), "Personal anti bombas desactiva granadas en el Hospital".. "Mueren pacientes carbonizados por explosión".. y pare de contar..     

Fue una semana que mi tensión se disparó y la incomodidad en mi cuerpo era extraña. Era una sensación muy rara.. y lo recuerdo  ya que fue cerca de su cumpleaños en septiembre.... horrible mi malestar y me internaron para bajar la tensión de la cual, no había sufrido nunca., y no lograban bajarla con nada. 

Años más tarde cuando, fui a Orlando en el 2015, por una nominación en Buceo, que posteriormente recibiría un reconocimiento dos años después (del cual hablaré en otro artículo), estuvimos conversando mi hija y yo y le comento, lo de la subida de la tensión que me ocurrió en esas fechas (2007) y es cuando me cuenta, como siempre iniciando con su vocecita,—bueno papito, te voy a contar tres cositas que me pasaron. 


Fueron tres cuentos que me impactaron. El primer cuento: estuvo involucrada en la explosión del coche bomba, 😨 lo que la onda expansiva le causó una lesión en su oído, gracias a Dios, solo le afecto la onda provocada por el estallido. 


El segundo cuento: le dieron una medalla al valor. 😱 Estando en su puesto de enfermería, llego un soldado
norteamericano herido y cuando ella corta su chaleco, para poder curarlo, tenía dos granadas activas adheridas al chaleco. Ella por su entrenamiento las toma y corriendo usando el protocolo adecuado (correr por un pasillo gritando "Granada activa" para activar la alarma y protocolo antibombas), llego hasta el punto donde se encuentra un hueco con una tapa muy pesada, lanza las granadas y el equipo con sus trajes especiales, logra poner la tapa en el tiempo justo cuando explotaron, salvándole la vida de los que allí se encontraban. 

Ahora entiendo que me pasaba en esos días y la tensión tan alta, definitivamente uno percibe a los hijos cuando están en peligro, estén donde estén.

La tercera noticia, se relaciona con que los estudiantes de enfermería en esa guerras, deben evitar la propagación de enfermedades, por descomposición de cuerpo los cadáveres, por lo que los deben contabilizar, identificar y colocar en grandes refrigeradores para preservarlos, hasta que sean removidos del lugar y llevarlos a donde corresponda. 

Ella cuenta que le tocaba una de las rondas, y debía llevar uno de los cuerpos a dicho lugar, y cual película de terror, en el momento que está identificando y etiquetando los cuerpos, los cuales deben hacerlos dentro de estos contenedores refrigerados. Lleva el cuerpo que le tocaba, y se le cierra la puerta tras de si, dejándola sola, dentro del recipiente junto a todos esos cadáveres y cuerpo mutilados 😲. 

Contó hasta tres para no desesperarse, y comenzó a buscar alguna salida, orificio o ranura, para poder gritar por ayuda. Fueron unos minutos solamente, pero me cuenta que para ella fue una eternidad allí adentro. Uno de sus compañeros, logró escucharla sacándola del lugar, con "los nervios nerviosos y despacito a poco" fue recuperándose, como ella misma dice a modo de broma, ya que así decía de pequeña.

Sin duda unas experiencias que marcaron un antes y un después, tanto a ella como a mí y al resto de la familia.

Bueno y hay un cuarto cuento, que me va a matar cuando lo lea, y debido a su estatura (es más pequeña que yo, imaginen el tamañito), te tocaba manejar grandes camiones, a los cuales, casi no llegaba a los pedales, por lo que le costaba mucho maniobrarlos. Bueno me cuenta que un día debía llevar uno de los camiones ella sola, a los depósitos donde se guardaban, y quedaban en campos muy dañados, llenos de grandes huecos y fosas.

Intentando esquivar una de dichas fosas, cayó el caucho en uno de los huecos, quedando el camión atascado. Ella pensó: "no me voy a dejar dominar por un pequeño hueco... tú puedes Arianny"  y estas maniobras, le quitaron un tiempo importante, dándole al camión de adelante hacia atrás y costándole cada vez más que agarrara reversa y velocidad, haciendo ruidos muy fuertes el embrague y palancas. Debido al tiempo, de la base comenzaron a llamarla por radio (y claro, todo el pelotón y sus amigos y amigas, escuchaban) 

—Martínez repórtese. 

Pensando tener cuidado con lo que iba a decir, ya que iba a ser victima de bullying seguro con sus amigos, dijo la primera vez:

—Capitán me encuentro en una...…..situación

—¿En una situación que puede poner en riesgo a alguien?

—No solo requiero de tiempo, para poder solventarlo

—Muy bien Martínez, espero pueda solventar la situación con el camión pronto 

Oyendo como al fondo se escuchaban risas y el Capitán intentando apagar el micrófono.



Al rato cuando logró sacar finalmente el camión, escuchó aplausos a lo lejos, en donde con binoculares, estaban observando lo ocurrido, incluyendo al capitán que la había llamado.

Después de eso, cuando alguno de ellos, se quedaban varados con los camiones, en un hueco, lo llamaron, "situación Martinez" y así lo reportaban por radio. 😄



Muy orgulloso de mi hija y su fortaleza, profesionalismo y disciplina de hacer lo que le gusta, ayudar a los demás, algo que esta experiencia le ayudó a definir el rumbo que tomó hoy día: graduarse en Enfermería  Magna Cum Laude en Texas Tech University en el año 2013 e ir a trabajar a los mejores hospitales en Nueva York. Y actualmente culminando su doctorado.

Al día de hoy (8 de septiembre del 2021 día que escribí este relato), me acaba de informar, que pasó los dos exámenes del doctorado 👏👏👏👏, es decir, que ya lo que queda para culminar, es muy poco. Me comenta que el camino fue muy difícil (y vaya si lo fue).

 Todavía le falta graduarse este año (en mayo) pero ya prácticamente le toca es no cagar😬 (es portarse bien 😆) graduarse de doctora en ese mes de mayo y comenzar la residencia en julio 2022. Amén mi niña. 


Última actualización, el 17 de mayo 2022 en el Madison Theatre at Molloy College, fue la graduación como BS Texas Tech University Health Sciences Center Pediatrics en la New York Presbyterian Hospital - Weill Cornell.

No tienen idea de lo orgulloso que me siento (y nos sentimos todos en la familia, amigos y compañeros), por ver este logro y la cantidad de reconocimientos que le dieron, tanto durante el emotivo acto, como en la cobertura que le dieron a través de las diferentes redes sociales y entrevistas. Destaca la del Daily News, by Larry McShane, quién le dedicó todo un reportaje de su trayectoria: Detalles de la entrevista aquí

Misión cumplida, como decían en su antiguo trabajo y yo agregaría "Misión cumplida mi niña". 

Ella y su esposo planean tomarse un “buen descanso este verano” antes de comenzar su residencia. Que lo disfrutes mucho, ya me enseñarás las fotos.



sábado, 31 de julio de 2021

Mis inicios en la Gimnasia y mi ingreso a PDVSA.


 Recuerdo que mi padre me llevaba a los parques de atracciones, desde los 7 u 8 años, y cuando me
preguntaba donde quería montarme, siempre le decía: en la cama elástica. Allí pasaba horas haciendo piruetas, unas inventadas, otras copiando a niños haciendo mortales, otras simplemente brincando en varios sitios de la cama elástica.

Allí comencé a tomarle el gusto a estas piruetas, y comenzó mi gusto por la gimnasia. 



Inicié en el liceo julio Bustamante, donde observaba las acrobacias de los participantes y pensaba: «Wow yo quiero hacer eso»



En el 2do año del liceo, averigüe con mi profesor de Educación física, quien era el encargado del grupo de gimnasia (Freddy Cornivell en la foto), que debía hacer para inscribirme en el equipo acrobático, y me dijo:
—Tener aptitud, saber hacer los ejercicios y no ser patuleco. 




Recuerdo que así me decía Freddy a modo de bullying. Cada vez que yo intentaba hacer una parada de mano, decía:  —Allí esta el patuleco. Hacía una rueda y decía:  —Y con ustedes el patuleco. 

Patuleco,  le decían a los que hacían los ejercicios sin poner punta de pies y piernas extendidas y derechas o a los que no éramos capaces de mantenernos parados de mano por un largo tiempo, o mantener la punta de los pies en todos lo ejercicios.
Esas palabras las recuerdo porque me hicieron prepararme y practicar, practicar, practicar.

Pues la práctica comenzó a dar frutos, ya Freddy  me daba algunos golpes en las puntas de los dedos de los pies, pero con menos frecuencia que al principio, ya se oía menos lo de  —Allí esta el patuleco, ahora cambiaron sus palabras a: —estas mejorando "carajito".

De la noche a la mañana, ya estaba en el grupo acrobático del Liceo, y comenzaron las competencias inter liceos. 



Allí conocí a los duros del Liceo Luis Razetti, a quienes ya había visto en exhibiciones acrobáticas, y realmente eran muy buenos, impresionantes. El profesor de ellos en ese entonces era Orlando Gallegos (en la foto, nos hicimos grandes amigos, junto con el capitán Antonio Carrascal profesor de Judo del IUT y años después trabajamos juntos realizando viajes de buceo, pero eso es otra historia: VER HISTORIA ). 


Uno de los integrantes del equipo, tenía unas marcas de quemaduras en sus brazos, que se había hecho haciendo un mortal entre unos aros en llamas (bueno a todas estas, nunca supe si eso fue cierto o no, ya que a ese grupo no se le podía creer nada, jajaja). Pero igual, allí estaba yo diciendo:  —Wow.. tengo que hacer eso.

Comencé los entrenamientos fuertes para las competencias, yo no solo en manos libres y trampolín elástico, llamado minitramp (que eran mi fuerte), sino también en barras paralelas, barra fija, salto de potro y anillas (esta última no logré aprender ninguna rutina, "eso es para hombres", como bromeábamos entre nosotros mismos, por lo difícil de esta disciplina).

Esos fueron 4 años de entrenamiento fuerte, madrugonazos para entrenar corriendo entre 5 a 10 km por día, pesas, barras, y flexiones, muuuchas flexiones tanto de brazos, como de piernas. Dietas especiales para ganar fuerza y masa muscular (2do y 3er año de bachillerato y luego en 4to y 5to año de ciencias), y el fruto recogido: muchas medallas.

De allí me seleccionaron al soñado equipo acrobático entre el liceo Julio Bustamante y Luis Razetti. Éramos 
un grupo imbatible, fuimos campeones en varios torneos y competencias y de allí cuando me gradué de bachiller, continué entrenando. Ya con ese mismo grupo (no quiero nombrarlos a todos, porque cometería el pecado de olvidar a algunos, no confío en mi memoria, y todos merecen ser nombrados), pasamos a ser parte del grupo acrobático del Instituto Universitario Pedagógico de Caracas, gracias a la inscripción y apoyo dado por Eduardo Fuenmayor (en la foto), Freddy y Orlando.

Continuaron las exhibiciones acrobáticas por unos meses más. 

Comencé estudios en el Instituto Universitario Tecnológico Región Capital, y allí también había un grupo de gimnasia, con un profesor francés. Debido a mi trayectoria, me nombró su ayudante, hasta que él empezó a faltar a las clases y quedaba yo como el profesor encargado, en su ausencia. 

Esto lo hice, por el año de mi preparatoria en ese instituto para mi carrera de TSU en Procesos Químicos, y allí me propusieron una beca estudiante, donde me pagaban las clases que dictara de gimnasia.. me tomó solo un segundo responder el "Si" después de la propuesta del director y luego jefe Humberto Almeida, me iban a pagar por lo que me gustaba hacer, para qué pensarlo tanto.



Esta vez las exhibiciones eran organizadas para mi grupo de estudiantes quienes estaban conformados por: alumnos del Instituto y otros alumnos, que me siguieron del liceo, mi hermano Lisandro y sus amigos. 
Seguí entrenando en la Universidad Simón Bolívar: los sábados en las mañanas. Los jueves en la noche en el Instituto Pedagógico del Paraíso en Venezuela. Y  los miércoles en las tardes en el IUT-RC.
Comencé a entrenar con el grupo de natación de la "Simón" después de las clases de gimnasia, los sábados en la tarde (pero esa es otra historia).  


Tres años pasaron entre exhibiciones, entrenamientos entre el IUT, Simón Bolívar y Pedagógico, luego llegó mi graduación como TSU, y de allí salía del Instituto y dejaría las clases. El Jefe Humberto, no quería que las dejara, ya que estaban necesitando a un Instructor deportivo para esa disciplina, y me propuso presentar  un concurso de oposición y competir con profesores certificados en otras áreas. Era mi oportunidad de trabajar allí. Pero había un inconveniente: en un concurso de oposición, se selecciona a la persona más idónea para ocupar un cargo determinado, pero debes tener un Título, que yo no tenía, solo había practicado gimnasia en el Pedagógico. 
Humberto me explicó, que lo consiguiera, estudiara algo, me inscribiera en algo, eso era suficiente para garantizar el acceso a cargos públicos, en pocas palabras: "un papel". Averigüe en el pedagógico, y allí estaban dictando un curso de Jueces nacionales de Gimnasia, y me inscribí allí como practicante en 1982 (prácticamente después de graduarme en el IUT -RC).

 Entonces mi dinámica era estudiar en la mañana, hacer las tareas en poco tiempo e ir a los entrenamientos en la tarde, y continuar con mis entrenamientos mencionados y trabajar en otra área como químico el resto de los días. Aprendí a optimizar el tiempo.

Con esto, quedé seleccionado en el IUT-RC, y en el instituto estuve dictando clases, como ya estaba acostumbrado a hacerlo: los miércoles en la tarde y los sábados en las mañanas. Aquí estuve por 18 años como instructor de Gimnasia, toda una experiencia. 


Por esos estudios como juez, tuve la oportunidad (y diría la suerte, ya que ser juez, no estaba entre mis planes)
de ir a Valencia (Venezuela) para el curso de selección de Juez Internacional para los IX Juegos Panamericanos que se realizaron en Caracas, Venezuela entre el 14 y el 29 de agosto de 1983. 
Fue ruda la selección, ya que éramos 80 jueces nacionales para seleccionar  solo 10, quedé en el puesto 12.. casi.. La evaluación final fue con Mary Lou Retton como gimnasta, teníamos que evaluarla, una experiencia increíble y muy difícil de lograr.

Había mucha experiencia, y de los 10 seleccionados, 8 eran ya jueces internacionales que se estaban revalidando. Prácticamente de los nuevos quedaron solo 2. A mi me bajó esa ultima evaluación de Mary Lou. Se cayó varias veces (a propósito) en las barras asimétricas y en salto de potro (que eran sus fuertes). Esas evaluaciones fueron muy difíciles. Fue un gran aprendizaje. Allí me di cuenta que es más fácil ser gimnasta que juez, con todas las dificultades que ser gimnasta implica.




Para el año siguiente a estos juegos, Mary Lou Retton (nacida el 24 de enero de 1968), ganó una medalla de oro para Estados Unidos como "la mujer gimnasta olímpica en 1984". Fue la primera mujer estadounidense en ganar el oro para el evento, y ganó más medallas olímpicas que cualquier atleta en los juegos de 1984. Que lástima que en esa época no había la tecnología actual (teléfono celular con cámara), me hubiera encantado tener una foto con ella. Me queda el recuerda de haberle dado la mano.



Más tarde, en diciembre de ese año 84, me llamaron para trabajar en Intevep-PDVSA, ya para esa época trabajaba manejando una planta metalizadora junto con un primo, llamada "Meplastic" y debido a lo lejos que quedaba (las Minas de Baruta), era todo un reto llegar a la clases en Los Teques de los días miércoles en el IUT. Realmente se me hacía muy difícil lograrlo (y lo estuve haciendo por casi un año), así que me tomó medio segundo en aceptar el trabajo de Intevep, ya que me quedaba a 40 minutos del IUT.

La anécdota de mi ingreso a PDVSA, fue que justo cuando me aceptaron, pero antes de firmar los papeles de ingreso, el trato fue comienza "ya", pero tenía que trabajar el mes de preaviso en la metalizadora, por lo que me dieron la oportunidad de culminar el mes (noviembre recuerdo), he ingresaba en Diciembre.

Pues resulta que nos llamaron a una exhibición en favor de los hogares CREA, quienes son un  Centros
de Atención para Personas con Farmacodependencia, la cual aceptamos con mucho gusto. ¿Recuerdan que les dije que yo quería hacer saltos con aros de fuego?, bueno eso nunca lo hice, jejeje, pero si realizamos saltos mortales por encima de una pirámide de personas (en la foto la pirámide y el minitramp en una de las exhibiciones hechas en el IUT), saltos dobles, saltos de minitramp en secuencia uno tras otro, eran realmente muy llamativos, por lo que siempre nos solicitaban en inauguraciones de eventos especiales.

Para esta de hogares CREA, me preparé bien, ya que algunos de dichos saltos los hacía yo, que aunque era el más pequeño en tamaño, era el instructor, y debía demostrar mis habilidades. Ese día, el lugar era muy pequeño, por lo que la carrera de impulso, estaba disminuida, no había espacio. Sin embargo, el show debe continuar. Sabía que para lograr pasar la pirámide de personas, tenía que impulsarme mucho más en el minitramp, para lograr la altura. Los alumnos, me dijeron, "no hay espacio, no lo vas a lograr, ya hiciste el salto doble y caíste de cuclillas y no de pie como siempre lo haces, no hay espacio". Pensándolo bien, no iba a lograr la altura para pasar la pirámide,  por lo que se nos ocurrió la idea, que al yo tocar el minitramp, para el impulso, ellos se caían unos sobre otros y yo hacía un mortal sencillo con menos altura, en otras palabras, improvisemos (muchacho no es gente, jejeje). Así lo intentamos, y claro, cuando cayeron agarre poco impulso, y tropecé levemente con la chica de la punta de la pirámide, haciendo un mortal muy payaso con grito incluido (el cual salió muy natural, por ser real jajaja), salió muy bien, ya que todos rieron, pensaron era parte del Show. Los que no reímos, fueron las chicas en la punta de la pirámide, y los muchachos, que recibieron codazos y rodillazos al caer unos sobre otros, y yo que caí en el medio de los dos colchones, y no sobre una de las dos, metiendo el pie en la ranura, logrando un muy doloroso esguince de 1er grado en mi tobillo. Como si fuera parte del acto, me llevaron cargado.. hasta atrás de unas cortinas, dos me mantuvieron de pie, mientras nos despedimos y tras muchos aplausos, nos fuimos directo a un hospital.
Que buen show dijeron los promotores del CREA, no se repetirá, pensamos nosotros.

Esto ocurrió, el fin de semana, antes del primer día de ingreso a PDVSA. Cuando llegué a firmar los papeles, llegué en muletas y con el pie vendado, que me habían colocado en el hospital y muy morado, hinchado, feo ese pie para la foto.


Así que el primer día de ingreso a PDVSA, firmé el contrato y me llevaron al centro médico de PDVSA, donde el doctor que me atendió me sacó unas placas de Rayos X y me colocó un Yeso, con un mes de reposo (la foto, en la fiesta de fin de año con mi yeso, "echando un pie" como le decimos al baile en venezolano). 
Como pueden ver, fue en el mes de Diciembre, por lo que no cabía mi cara de vergüenza con los nuevos jefes de Intevep.
Los nuevos compañeros del laboratorio, me pidieron el yeso prestado, para tomar también unos días de diciembre jejeje.
Luego de ello, inicié normalmente el trabajo, a finales de enero, y estuve por 18 años trabajando y aprendiendo lo relacionado a mi carrera.


La otra parte interesante de este relato, es que el médico que me atendió en Intevep-PDVSA, fue nada menos que el Dr. Pedro Vicente Lizardo (PTT), fundador de la banda de rock Venezolana y de los Altos Mirandinos "La Misma Gente". El es: médico, cantautor y guitarrista, se unió a su hermano Humberto Enrique Lizardo (IKE), bajista y diseñador, al baterista Victor González (Kasino), a Pedro Alberto Galindo, compositor, cantante y saxofonista, a Mario Bresanutti, pianista, cantante y compositor, y eventualmente, a Ricardo Ramírez, flautista, este último quien dio el nombre a la agrupación en los primeros meses de 1977.

Culmino este relato con una de las canciones, quizás de las mas conocidas de dicho grupo, para quienes no los conozcan, los invito a conocerla, o a que la recuerden, para quienes ya lo han oído.


 Nota de pie de página:  Luego de estos 18 años de labor en Intevep, fui testigo de uno de los episodios más tristes de la historia en la industria petrolera venezolana "Años: 2002-2003", y me atrevo a decir, el inicio de la desaparición de la industria, donde hubo el despido (incluyéndome, cuando fui despedido mientras estaba de vacaciones fuera del país) de 18.000 trabajadores de PDVSA, "considerado que fue un genocidio laboral" (palabras de Horacio Medina, ingeniero petrolero y quien fuera directivo en ese momento de la Unión Nacional de Trabajadores Petroleros (Unapetrol), en entrevista para el programa radial de Provea). Pero eso es otra historia.